Convertirse en madres y padres es un reto continuo, conlleva cambios en lo personal y familiar, en lo laboral, en las relaciones de pareja… cambios que requieren de readaptaciones tanto en la familia como fuera de ella. Puede que nos cree dudas y nuevas preocupaciones, pero también nos ofrece otras oportunidades. Y siendo honestos, todas y todos lo hemos dicho alguna vez:

“A menudo me desbordo, ¿es que no lo estoy haciendo bien? “

Cada familia vivirá estos cambios de una forma diferente, en mayor o menor grado. El hecho de sentirse insatisfecho o desbordado no significa ser una “mala madre” o un “mal padre”. Estos sentimientos son normales, aparecen cuando tenemos que afrontar aquellas tareas y responsabilidades que suponen transformarse en madres y padres. 

Puede incluso que no seamos conscientes de todas las cualidades que desarrollamos en esta etapa de la maternidad o de la paternidad, y no son pocas. Pensemos en la capacidad de esfuerzo y sacrificio que conlleva la crianza; en la organización y la gestión de recursos cuando toca planificar comidas, baños o ropa, la capacidad de motivación cuando nuestros hijos o hijas necesitan “un empujón”, la perseverancia y la constancia cuando ayudamos en los deberes, el trabajo en equipo y el liderazgo cuando organizamos cumpleaños o cenas familiares, la iniciativa cuando las circunstancias lo exigen, la comunicación, el cariño y un largo etcétera.  

paif-nina-autoestima

La clave: La autoestima

Es de gran importancia reconocer y valorar nuestros aspectos más positivos 

Percibirnos como personas hábiles y valiosas y confiar en nuestras capacidades será clave para alcanzar los nuevos retos con los que nos topamos durante la vida, como lo es convertirse en madres y padres. Nuestro sentimiento para llegar al éxito y nuestra valía personal dependerán de la actitud que tengamos hacia nosotros, es decir, de nuestra autoestima. 

A veces podemos fallar, es algo más que forma parte del proceso, en ningún caso nos debilita como persona. Así que, adelante a decir “no” sin miedo, a buscar más tiempo para nosotros, a autocuidarnos, a respetarnos… Y es que, promover nuestro bienestar, fomentará las emociones positivas en nuestros hijos e hijas. Una mirada positiva hacia nosotros será una gran aliada en la aventura de la crianza. 

Y tú, ¿reconoces tus puntos positivos? ¿Sabes cómo hacerlo? Deja un comentario con tus preguntas. 

Equipo PAIF 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *