La Autorregulación: Clave en el desarrollo emocional de los niños, niñas y adolescentes.

La autorregulación del deportista es un factor decisivo en el rendimiento deportivo de esa persona. El saber identificar sus emociones y saber controlarlas es un gran paso, ya que no sólo conlleva a una mejora a nivel deportivo, sino que también es un pilar clave en la construcción integral de la persona. Por ello, tenemos que tener claro que, como instructores deportivos desempeñamos un papel significativo en el trabajo de la autorregulación de nuestros deportistas.

Es importante aplicar ejercicios adecuados a cada etapa, de manera que quienes lo llevan a cabo no sepan realmente el fin de estos ejercicios, sino que se den cuenta en la sucesión de estos. Sean cuales sean los ejercicios que llevemos a cabo en las sesiones para enseñar la autorregulación y trabajar las habilidades de autorregulación emocional, hay que tener en cuenta ciertas condiciones necesarias en el desarrollo de las habilidades:

  • Condiciones ambientales que favorezcan la concentración del individuo, como la disminución de estímulos, la temperatura, la intimidad.
  • La aptitud del implicado. Que tenga motivación, que esté libre de preocupaciones. Sobre todo, participantes con ciertas creencias negativas o determinadas patologías. Estas circunstancias deben de ser analizadas y aclaradas.
  • La metodología utilizada es determinante. Debe de seguir un orden, se trata de un entrenamiento de competencias y costumbres, por lo que se requiere perseverancia.

Para potenciar las habilidades de autocontrol podemos poner en práctica alguna de las técnicas que existen hoy en día, entre las cuales se encuentran: la meditación y la visualización.

La meditación: un método para el autoconocimiento

La meditación es considerada una práctica para educar la mente o inducir la conciencia a través de técnicas como la atención o la concentración, entre otras.

En el ámbito deportivo conseguir controlar la mente para concentrarse y controlarse ante ciertos estímulos mejora el rendimiento del individuo. Esta técnica ayuda a descubrir un equilibro físico, mental y espiritual, lo que la convierte en un elemento básico para acabar con el estrés, el miedo o las preocupaciones.

La meditación es un ejercicio de autodisciplina mental, que ayuda a fijar la atención y la consecución de un objetivo. Ese único objetivo provoca que los estímulos de los alrededores a los que tendría que responder el individuo se reduzcan, y alcance un estado de relajación física y mental. También esto genera una autoestima dentro del propio practicante.

Multitud de ejercicios son los que podemos llevar a cabo en nuestras sesiones relacionados con la relajación o dentro de un ejercicio deportivo meter situaciones en las cuales trabajemos esta técnica. Por ejemplo, ejercicios en los que se fije un objetivo a una persona, se generen estímulos externos (gritos, ruidos, indicaciones) y esa persona deba concentrarse en ese objetivo e ignorar los estímulos para alcanzarle.

La visualización: optimizar nuestras habilidades
a través del pensamiento

La visualización consiste en la creación de imágenes o sucesos en nuestra mente recreando sentimientos, sensaciones o situaciones que ya hemos vivido y que deseamos recuperar. Podemos utilizarla para preparar estrategias, aprender nuevas técnicas, mejorar la concentración y la confianza.

Como docentes deportivos podemos utilizarla para lograr resultados en nuestros deportistas y que alcancen sus resultados deseados. Al imaginar una escena completa de imágenes en su mente les indicamos que simplemente se concentren en ese sentimiento. Se trata, con otras palabras, de un ensayo mental en el cual rindes al máximo de tus capacidades.

Ejercicios antes de una actuación o competición, en los que les pidamos que cierren los ojos, se relajen, respiren profundamente y visualicen la ejecución de sus movimientos de forma correcta y con sensaciones positivas sería un ejemplo para llevar a cabo en nuestros entrenamientos. Hay multitud de ejercicios, adaptados a cada disciplina deportiva que podemos llevar a cabo para trabajar esta técnica, para conseguir un mayor rendimiento de nuestros deportistas.

Debemos tener en cuenta a la hora de poner en práctica estas técnicas a quiénes van dirigidas y como amoldarlas acorde a cada etapa. Podemos trabajar más profundamente y analíticamente con edades más maduras y con un cierto grado de habilidades emocionales, mientras que en edades más tempranas se pueden aplicar a través de juegos o actividades lúdicas en las que no sean conscientes del fin de estos métodos.

En conclusión, como instructores deportivos, tenemos que tener en cuenta que es tan importante el entrenamiento físico de la persona como el emocional y el autocontrol es un factor determinante en los entrenamientos. Podemos aplicar las técnicas vistas o técnicas nuevas que ya empleamos. Si tienes alguna duda sobre el tema, o como entrenador deportivo tienes otras técnicas que empleas en tus sesiones, puedes comentárnoslas dejando un comentario.

Equipo PAIF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *